Formación profesional acorde con las cualidades individuales

Los estudiantes que acuden a Decroly, y se matriculan en alguno de sus programas o ciclos formativos, lo hacen ejerciendo su libertad para elegir el centro que les inspira mayor confianza educativa, por ajustarse mejor a sus necesidades e intereses particulares

 

Por esa razón, Decroly incorpora a su estrategia corporativa un elemento esencial, creo yo, para presentar su identidad, su carácter propio, su cultura institucional ante la ciudadanía y permitir a los potenciales alumnos tomar una decisión favorable sobre la pertenencia a nuestra entidad: la información y comunicación1-fjm institucional y corporativa. Para ello creamos nuestra web institucional http://decroly.com/ y, en los últimos años, una vez nos adentramos en el nuevo siglo, pusimos en acción Decroly Digital, un e zine que ha demostrado dar respuesta y alcanzar, incluso superar con creces, el objetivo para el que fue creado. Una vez más, no me duelen prendas al afirmar que Decroly Digital es el resultado de una experiencia colaborativa en la que participan con sus escritos, más o menos formales, sobre temática libre, con noticias, informaciones u opiniones, alumnos, profesores, personal de administración y servicios, equipo directivo y, ocasionalmente, algunos padres y colaboradores.

 

Lo que no se conoce no existe. Parece una frase lapidaria y probablemente lo sea. Por eso, en esta sociedad del siglo XXI, no se entiende la 1decroly-digitalpermanencia de una empresa, entidad u organización en el mercado, si no se da a conocer entre sus potenciales “clientes” informando y ofreciendo sus productos con las características diferenciadoras que les definen, calidad, precio y eficacia en el servicio, entre otras. Decroly Digital es el instrumento de comunicación de nuestra organización por excelencia, sin que ello sea óbice para reconocer la divulgación en la sociedad, a través de la comunicación boca-oreja, de los propios componentes de la comunidad educativa, administraciones públicas, empresarios, etc. Por esa razón, la contribución individual, y colectiva a la vez, para sacar a la luz las opiniones y reflexiones de tanta gente, con un nexo común como es el de pertenencia a Decroly, es fundamental en esta organización. Eso sí, ¡en proceso permanente de mejora continua!

 

Ahora, ya están aquí esos ciudadanos. Han elegido Decroly. Se han convertido en nuestros alumnos. Independientemente de las motivaciones de cada cual, el hecho es que Decroly tiene muy claro cuál es su papel en2-posts-ii esta “historia”. Precisamente, si nos circunscribimos a este verano, Decroly Digital ha publicado una variedad de posts que revelan la interiorización del mensaje educativo y formativo de sus autores, presentando experiencias, realidades y propuestas que ayudan a interpretar mejor la misión encomendada a sus profesionales docentes por la institución.

 

Diecisiete (17) de los diecinueve (19) posts que he colgado en Rincón del Director de  Decroly Digital este verano, 3-educacion-formacion-empleorecogen información y mis reflexiones sobre temas relacionados con la educación, la formación y el empleo. Todos ellos tienen un denominador común: incentivar la innovación con el fin de mejorar la calidad del servicio educativo que proporcionamos para que el alumnado alcance los resultados deseados cuando decidió matricularse en nuestro centro.

 

Pero también quiero destacar las publicaciones en el mes de julio de un considerable grupo de profesores cuyas aportaciones recogí en El cambio educativo en Decroly Digital, publicado el pasado día 4. Me voy a quedar con una cita de Pablo Garralda en Un4-pablo-garralda año mayor, publicado el pasado 14 de julio –muy recomendable-. Dice más o menos así, al referirse  a la relación con los alumnos en su primer año en Decroly: “creo que hemos pasado buenos momentos, algunos muy divertidos. Los alumnos han aprendido de mí y yo, para ser sincero, también he aprendido mucho de ellos”. Se me ha grabado el mensaje que traslada esta expresión espontánea y sincera, estoy seguro, de Pablo. Integremos esas manifestaciones en nuestra práctica educativa todos los profesionales docentes para que el aprendizaje se produzca en armonía, con cordialidad y en equipo colaborativo profesor- alumnos. ¡Enhorabuena, Pablo!

 

La idea que me ha llegado al leer tu artículo da pié para iniciar un máster en educación contemporánea. Has conseguido 5-entorno-personal-de-aprendizajecrear un ambiente de trabajo en el aula estupendo, dando protagonismo real al alumnado durante su proceso de aprendizaje en el que todos aprenden, ¡también el profesor! Ese es el camino. La historia de la educación nos proporciona multitud de ejemplos en los que todo el protagonismo en la escuela gira alrededor del alumno; de su Entorno personal de aprendizaje, Óscar Rodríguez dixit; de las emociones y de los sentimientos; del aprendizaje cooperativo; de la atención personalizada, en suma, de cada estudiante para proporcionar a cada uno “la medicina” que necesite de acuerdo con su talento y circunstancias familiares y sociales.

 

¡Adiós al café para todos! Esa “medicina”, aplicada en los últimos 20 años vía LOGSE y LOE, propició una formación uniforme; igualitaria; limitadora de la libertad de enseñanza y de la autonomía pedagógica; alejada de la atención a la6-diversidad-igualdad diversidad del alumnado, en el más amplio sentido de la palabra; con escasas actuaciones y recursos para aquellos discentes con necesidades educativas especiales, por defecto y por exceso; incapaz de frenar el fenómeno del abandono escolar, el más alto de la UE; con una carga ideológica partidista inasumible por el conjunto de la sociedad española; poco exigente y ajena al respeto y el esfuerzo; más preocupada por los derechos que por los deberes;…

 

Con todo mi respeto al conjunto del sistema educativo quiero, sin embargo, sacar pecho a favor de la formación profesional en su 6-mas-con-menos1conjunto de regímenes y modalidades. Reconozco que puedo tener cierta deformación profesional. Pero, quizá porque siempre nos ha tocado “bailar con el más feo” a quienes hemos dedicado nuestra vida laboral a la educación en ese ámbito podemos presumir de conseguir más con menos, en los últimos 10 años, por ejemplo. Más alumnos en el sistema con menos recursos físicos y equipamientos; más permeabilidad para adaptarnos a las constantes exigencias cualificadoras del entorno productivo; constante adaptación a los cambios normativos pero con menos recursos humanos, también, para atender transversalmente necesidades imperiosas, como las derivadas del fenómeno de la inmigración, la multiculturalidad y el impacto lingüístico.

 

En Decroly, que aspiramos a convertirnos –si no lo somos- en referencia de proveedores de formación profesional, tanto para los ciudadanos interesados en la FP inicial, como para aquellos otros provenientes del mundo laboral, hemos apostado por incorporar el cambio permanente a nuestra política de7-cambio-cultura-corporativa calidad y a la cultura corporativa de nuestra empresa. No hay opción ni alternativa posible. Nuestra misión consiste en posicionarnos en la vanguardia del modelo y del sistema. Eso se logra, si se me permite la laconicidad, dada la extensión de este post, de la siguiente manera:

 

1.    propiciando la creatividad e innovación permanentes, un compromiso de Decroly reflejado en muchos posts de profesores y que, los publicados el pasado mes de julio, fueron sintetizados en el cambio educativo en Decroly Digital;

2.    centrando todos los esfuerzos en la figura del alumno, promoviendo una atención individualizada, en su entorno personal de aprendizaje, fomentando valores y contemplando una acción tutorial específica que refuerce la orientación personal, académica y profesional, que conduzca al éxito educativo de todos los estudiantes, hoy Estudiantes del siglo XXI;

3.    incentivando la formación permanente del profesorado, particularmente en el desarrollo de sus competencias digitales, algunas de ellas reflejadas en  diez competencias digitales básicas… ¡del profesor!, junto con la interiorización y aplicación de los doce principios básicos que caracterizan al profesor de hoy, recogidos en el profesor facilitador: qué debe hacer y evitar.

Deja un comentario