El Contrato en Prácticas

El otro día en clase de FOL, con un grupo de Grado Superior, estuvimos hablando de lo difícil que le supone a un alumno sin experiencia acceder al mercado laboral, y más en los tiempos que corren

 

Como consecuencia de lo expuesto anteriormente, se creó un debate sobre SÍ al Contrato en Prácticas o NO al Contrato en Prácticas, para unos natalia-1contrato basura”, para otros “contrato de oportunidad”… allá cada cual. Pero lo que a mí me llamó la atención es que la mayoría de los alumnos nunca habían oído hablar de este tipo de contrato, por lo que me parece interesante publicar las características principales en “nuestro periódico online”, ya que pienso que va a ser el tipo de contrato que van a firmar muchos de nuestros alumnos en el futuro.

 

Este tipo de contrato se encuentra dentro de la modalidad de contratos formativos, junto con el contrato para la formación y el aprendizaje y sus características principales son:

 

Concepto: Deberá formalizarse por escrito. El puesto de trabajo deberá permitir la obtención de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados por los trabajadores con titulación universitaria o con Formación Profesional de Grado Medio o Superior o  con títulos reconocidos como equivalentes o certificado de profesionalidad.

 

Requisitos de los trabajadores: Disponer de la adecuada titulación o certificado de profesionalidad, en relación al trabajo a desarrollar y no haber transcurrido más de 5 años desde la finalización de los estudios correspondientes. En el caso de trabajadores discapacitados, dicho plazo será de 7 años.

 

Duración: No podrá ser inferior a 6 meses ni exceder de 2 años. Ningún trabajador podrá estar contratado en prácticas, en la misma o distinta empresa, por tiempo superior a 2 años en virtud de la misma titulación o certificado de profesionalidad. Tampoco se podrá estar contratado en prácticas en la misma empresa, para el mismo puesto, por tiempo superior a 2 años, aunque se trate de distinta titulación o certificado de profesionalidad.

A la terminación del contrato, el empresario deberá expedir al trabajador un certificado en el que conste la duración de las prácticas, el puesto o puestos de trabajo ocupados y las principales tareas realizadas en cada uno de ellos.

 natalia-2

Jornada: Puede ser a tiempo completo o a tiempo parcial.

 

Retribución: Será la fijada en convenio. En su defecto, no puede ser inferior al 60% o al 75% durante el primer o el segundo año de contrato, respectivamente, del salario fijado en convenio para un trabajador que desempeñe el mismo o equivalente puesto de trabajo.

En ningún caso se podrá cobrar menos del salario mínimo interprofesional (actualmente 641,40 euros/mes o 21,38 euros/día).  En el caso de trabajadores en prácticas contratados a tiempo parcial, el salario se aplicará proporcionalmente en función de la jornada pactada.

 

Período de prueba: No podrá ser superior a un mes para los contratos en prácticas celebrados con trabajadores que estén en posesión del título de Grado Medio o del certificado de profesionalidad de nivel 1 ó 2, ni a dos meses para los contratos en prácticas celebrados con trabajadores que estén en posesión del título de Grado Superior o del certificado de profesionalidad de nivel 3. A la finalización del contrato, no podrá concertarse un nuevo período de prueba, y se computará la duración de las prácticas a efectos de antigüedad en la empresa.

 

Incentivos: Finalizado el contrato en prácticas y si éste es transformado en contrato indefinido a tiempo completo o a tiempo parcial, podrá acogerse a las bonificaciones reguladas en la Ley. En la actualidad, si cumple con los requisitos expuestos en la ley, bonificación de la cuota empresarial a la Seguridad Social por cada contrato en prácticas transformado en indefinido: 500 €/año durante tres años, y de 700 €/año, si es mujer..Si es a tiempo parcial, la proporción correspondiente.

Deja un comentario