¡Feliz cumpleaños Decroly!

35 años de escuela por y para la vida

 

Por todos es sabido que este curso estamos celebrando las bodas de coral de nuestro centro y hemos organizado muchas actividades hasta llegar al gran acto final que tuvo lugar el pasado 22 de mayo en el conservatorio Jesús de Monasterio.

 

Fue un acto muy ameno con intervenciones de nuestro director, algunas personalidades políticas, representantes del mundo empresarial y profesores que vieron nacer y crecer a nuestro centro. Además, tuvieron un papel muy especial los alumnos y ex alumnos premiados por su trayectoria tanto académica como profesional. Sin duda, todos los asistentes salimos de allí con un buen sabor de boca pues el acto, que empezó siendo institucional, poco a poco se fue tornando cercano y emotivo y adquirió un carácter de celebración familiar cargado de anécdotas. Al fin y al cabo, 35 años dan para mucho, ¿no?

 laura 1

 

Allí nos reunimos trabajadores y alumnos del centro, además de gente que pese a que no viven el día a día de Decroly, están estrechamente ligados a su historia. Hay que recordar que para casi todos, los mejores años de nuestra vida transcurren durante nuestra etapa educativa. En la escuela nos divertimos, hacemos amistades, maduramos, celebramos, escarmentamos, ganamos en responsabilidad, compromiso, resolución y eficacia; aprendemos a reconocer el valor del esfuerzo y, en definitiva, nos preparamos para la vida. A muchos se nos pone una sonrisa cuando hablamos de aquél profesor del mote gracioso, o al que “nos tenía manía”, nos castigaba, nos animaba a descubrir o, para los más afortunados, nos despertó el interés por aprender aquello con lo que nos ganaríamos la vida o al menos lo intentaríamos.

 laura 2

 

Las tertulias con antiguos compañeros hacen rememorar aquellas épocas en las que hacíamos nuestras travesuras, sufríamos los temidos exámenes sorpresa, aprendíamos a relacionarnos, nos llevábamos nuestros “berrinches” y, mientras todo esto nos pasaba, íbamos superando etapas. Creo que los profesores que han dedicado su vida a intentar enseñar, educar, descubrir y animar a generaciones y generaciones de alumnos, tienen que sentirse muy orgullosos por ser recordados en las reuniones de antiguos compañeros de escuela. Por ser, en definitiva, una parte de sus vidas, de sus recuerdos de sus mejores años. 

 laura 3

 

Una vez acabado el acto del 35 aniversario en el “Jesús de Monasterio”, continuamos celebrando el cumpleaños del centro de forma más o menos similar a como laura 4celebraríamos los nuestros; compartiendo experiencias con nuestros seres queridos alrededor de una mesa. Mientras comíamos mucho y bebíamos un poco, compartimos risas, historias y canciones. Es normal que alguno de nuestros compañeros, los que llevan aquí desde el principio, se emocionen recordando sus inicios. Al fin y al cabo, 35 años en una empresa, es toda una vida y el cumpleaños de Decroly es también el suyo.

 

No podemos terminar sin desear a nuestro centro, por lo menos, 35 años más de vida y sin recordar que las empresas las hacen las personas y en Decroly las hay estupendas. ¡Muchas felicidades a todos!

 

Deja un comentario