Reencuentro en el aula

El viernes 10 de mayo, con motivo de las actividades que se están realizando por el 35 aniversario del nacimiento de nuestro centro, tuvo lugar en el centro de Dávila una charla coloquio sobre emprendimiento, a la que asistieron alumnos de los ciclos de Grado Superior de Administración y Finanzas y Secretariado, además de cuatro antiguos alumnos que en su momento se decidieron a emprender

 

La verdad es que fue un momento muy agradable ya que a alguno de ellos hacía mucho tiempo que no les veía; como me imaginaba, ellos recuerdan su etapa en Decroly congerardo-muniz-en-lituania[1] mucho cariño -como ya me demostraron cuando en su día me puse en contacto con ellos para ver si podían asistir a esta actividad-.

 

Creo que la charla coloquio resultó muy gratificante, tanto para los alumnos -que siguieron con mucha atención cada uno de los relatos- como para quienes compartieron con ellos sus experiencias; seguramente estos últimos se han podido  sentir orgullosos de lo que han hecho, más si cabe al observar que su trayectoria en el difícil mundo del emprendimiento les ha sido reconocida.

 

Comenzaron a hablar los hermanos Loli y Nacho Ceballos, que iniciaron su vida laboral en la empresa familiar, Comercial Ceballos -que se dedica principalmente a la comercialización de golosinas-. Más tarde, Nacho creará su propia empresa, Igo’s, en febrero de 2005, y cuando la creó, tenía dos objetivos muy claros: en primer lugar, instalar los métodos más innovadores y vanguardistas del momento en cuanto a imagen y decoración, buscando así crear un espacio diferente y atractivo para el público; en segundo lugar, desarrollar un sistema de trabajo basado en la calidad, variedad, limpieza, y en el mejor servicio de atención al público. Igos`s en la actualidad tiene 8 tiendas, cinco en Santander ciudad, una  más en Santoña, otra en Castro Urdiales, y finalmente ha dado el salto al País Vasco. Lo más importante -dada la situación de paro que tiene nuestro país, y en concreto Cantabria- es que Igo`s da trabajo a más de veinte personas.

 GERARDO 1 (2)

Fran Velasco, otro gran emprendedor, cursó en Decroly el ciclo de Administración y finanzas, luego continuó su formación en la Universidad de Cantabria realizando la carrera de Graduado Social y a continuación creó su propia empresa de asesoramiento  financiero -siendo en la actualidad Agente de Bankinter– que más tarde complementó ofreciendo servicio de seguros de la multinacional Allianz. Para finalizar, ha creado una empresa de hostelería, una cafetería “Café Capital” en el centro de Santa Cruz Bezana, que da trabajo a seis trabajadores.

 

Por último, Eduardo Sierra, “Edu”, que cursó en Decroly el ciclo de Administración y Finanzas; sus derroteros han ido por el mundo de la música, forma parte del grupo musical cántabro “La Fuga” con doce discos ya en el mercado, para lo que creó su propia empresa, de la que él es su administrador y realiza todas las labores administrativas.

 

Esta charla coloquio considero que ha sido muy provechosa, sobre todo para los alumnos, ya que se han dado cuenta de que “el que quiere, puede” y… “no hay nada imposible cuando se tiene una idea y ganas de llevarla a cabo“.

 

if”‘>’$� >n�P�>

 

Los objetivos y principios de nuestro centro coinciden con los que la legislación atribuye a estos centros integrados, es decir,

 

  • Contribuir a la integración de la Formación Profesional Inicial y de la Formación Profesional para el empleo.
  • Impulsar la formación de las personas trabajadoras a lo largo de la vida en las competencias profesionales requeridas en el mercado de trabajo, para mejorar su cualificación, sus posibilidades de desarrollo personal y promoción profesional, movilidad y empleabilidad.
  • Colaborar en la mejora de su productividad y competitividad.
  • Impulsar la cultura emprendedora.
  • Y, por último, potenciar el prestigio y la valoración de la Formación Profesional en la sociedad.

 

La creación de un Centro Integrado de Formación Profesional supone un cambio no sólo en la filosofía, sino también en el funcionamiento de los centros de Formación Profesional que den este paso. Son centros abiertos a su entorno, que favorecen la participación de todos los actores implicados en el proceso educativo y de los representantes del ámbito productivo.

 

Cada centro integrado debe preparar un Proyecto, donde se definan las grandes estrategias a las que debe responder dicho centro así como el sistema de organización, los procedimientos de gestión, los planes formativos y programas de los ciclos formativos que se impartan. Igualmente debe contemplar las acciones de formación para el empleo dependientes de la administración laboral, qué acciones se promueven y los tiempos de impartición dentro de los horarios de apertura del centro.

 

A estos centros se les exigirá medir su calidad, así como el grado de satisfacción de los alumnos y usuarios y las tasas de inserción laboral de los beneficiarios de las acciones formativas.

 

Van a tener un alto grado de autonomía, con el objetivo de conseguir que el acceso de jóvenes, personas adultas y trabajadores sea flexible -teniendo en cuenta la disponibilidad de tiempo y las obligaciones y cargas de estos grupos de población-. Hay que tener en cuenta que la Formación Profesional para el Empleo, en la que no existe el concepto de “curso académico”, se promoverá en cada centro cuando se detecte la necesidad, en función de las demandas específicas del mercado de trabajo y del sector productivo.

 

Tendrán, además, órganos de coordinación que garanticen la consecución de una formación integrada y de calidad, la información y orientación profesional, las funciones de evaluación y reconocimiento de las competencias profesionales, así como las funciones de relación y cooperación con las empresas.

 

En definitiva, un nuevo paso que consideramos acertado en la mejora de la calidad de la Formación Profesional en Cantabria, y al que Decroly espera sumarse al obtener la autorización de las consejerías competentes en materia de educación y empleo.

 

Deja un comentario