Nuevo baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico

Desde el 1 de enero de 2016, ha entrado en vigor el nuevo baremo de indemnizaciones por accidentes de tráfico, aprobado por Ley 35/2015 de 22 de septiembre de reforma del sistema para la valoración de los daños y perjuicios causados a las personas en accidentes de circulación. La norma se aplicará a todos los accidentes de tráfico ocurridos tras su entrada en vigor

 

Se pueden destacar como novedades más importantes de la norma en relación con la regulación anterior:

Se modifica el Texto Refundido de la Leyalvaro-de-la-fuente1 sobre responsabilidad civil y seguro en la circulación de vehículos a motor aprobado por Real Decreto Legislativo 8/2004 de 29 de octubre, introduciendo un nuevo título IV, que consta de dos capítulos; un primer capítulo referido a criterios generales para la indemnización del daño (procedimiento que debe seguirse, intereses, plazos de tramitación, etc…) y un segundo capítulo referido a las reglas para la valoración del daño corporal, que a su vez se subdivide en tres secciones, dedicadas a las indemnizaciones por causa de muerte, por secuelas y por lesiones temporales. Y a su vez en cada uno de estos conceptos distingue entre perjuicio personal básico (equivalente a día impeditivo), perjuicio personal particular (por la limitación que la lesión produce) y perjuicio patrimonial (referido al daño emergente y lucro cesante).

 

Se ha procedido a un incremento del importe de las indemnizaciones, principalmente de las generadas por el fallecimiento de la víctima (hasta un 50%) y las derivadas de gran invalidez. La actualización de los importes se realizará anualmente aplicando el índice de revaloración de las pensiones  previsto en los presupuestos generales del Estado.

 

Se reconoce por primera vez como beneficiarios, a las personas allegadas a la víctima (siempre que hubieran convivido familiarmente durante un mínimo de cinco años inmediatamente anteriores al fallecimiento), además de las personas reconocidas como tales en la regulación anterior; cónyuge y parientes cercanos. Y también se introduce el criterio de la desafección, en aquellos supuestos que la persona carezca de cualquier relación personal y afectiva con la víctima, de tal forma que en estos supuestos no existe el derecho a ser resarcido.

 

Se introduce como novedad el derecho al resarcimiento durante un máximo de 6 meses de los gastos de tratamiento alvaro 1médico y psicológico de los familiares de las víctimas que precisen debido a alteraciones psíquicas por causa del accidente.

En los traumatismos leves de columna vertebral, básicamente referido a la algia o cervicalgia, tan solo se indemnizará si se acredita mediante informe médico, después de un periodo de baja temporal.

 

Para agilizar la resolución de los conflictos, se exige de las aseguradoras la obligación de observar una conducta diligente en la cuantificación del daño mediante la oferta motivada, que deberán entregar a los perjudicados. En caso de disconformidad  con la oferta motivada se podrá solicitar la peritación de los daños al médico forense o acudir a un procedimiento de mediación. Todo ello con la finalidad de evitar la tramitación de un procedimiento judicial para la reclamación de los daños.

 

Se ha creado también una calculadora de las indemnizaciones que resulten conforme al nuevo baremo introducido por la Ley. Se pretende que la calculadora pueda ser utilizada por cualquier persona mediante una aplicación informática. La calculadora se podrá descargar de forma gratuita, y estará operativa para ordenadores personales y tabletas, y será compatible con IOS y Android.