La Motivación

Por Jesús Álvarez Carrasco, alumno de SMR1A (4º Premio)

 

“Si te acostumbras a poner límites a lo que haces, físicamente o a cualquier otro nivel, se proyectará al resto de tu vida. Se propagará en tu trabajo, en tu moral, en tu ser en general. No hay límites. Hay fases, pero no debes quedarte estancado en ellas, hay que sobrepasarlas… El hombre debe constantemente superar sus niveles.” (Bruce Lee)

 

En esta historia participan tanto cada una de las personas de este mundo a nivel general, como a nivel personal del lector. Jesús Alvarez CarrascoEn la evolución de cualquier ser humano, todo transcurre desde su infancia, pasando por su adolescencia y finalizando con la madurez, y en cada una de esas fases evolutivas se tienen diferentes conceptos de la motivación.

 

Todo comienza cuando se es niño, aquella vida en la que sólo te preocupa tener “chuches” en las manos, un balón en los pies y una sonrisa en la boca mientras disfrutas de la compañía de otros niños. Se dice que el concepto de motivación es “causa del movimiento”.

 

Para un niño, su causa es vivir, disfrutar y ser feliz; sus mayores preocupaciones son aquellas sencillas de satisfacer. Cuando eres un niño no te inhibes de hacer las cosas, explotas por realizarlas, estás en plena motivación. Para alcanzar un pequeño objetivo como pedirle a tu madre que te compre ese sobre de cromos que tanto ansías en tus pequeñas manos, esa bolsa de patatas con la que pringar todo de migas y que sin saber de dónde provienen tienes unas pequeñas fuerzas que te alzan a llevar a cabo cualquier acción con tal de conseguirlo. Esa es su gran motivación.

 

Todo esto se vuelve un quebradero de cabeza cuando alcanzas la adolescencia. Tus preocupaciones son otras para ti, crees que son lo peor, un caos. Antes eran sencillas, ahora se hacen un mundo dejando de lado lo verdaderamente importante y con la desafortunada causa de no “moverte”; es decir, carencia total de la verdadera motivación.

Estos pensamientos te hacen ser negativo, pesimista, creyendo que algo como un/a chico/a te deja de lado y crees que todo se acaba, siendo solo un pequeño bache a superar, porque es un paso más en la evolución personal, ya que si quieres puedes. El ser humano está capacitado para llegar a límites físicos y mentales de los que desconocemos o no queremos conocer.

 

Su pequeña motivación es salir ese fin de semana con sus amigos de fiesta y ponerse de alcohol hasta no saber ni como se llama, creyendo que así, conseguirá conocer a esa persona que sustituya a la anterior, que así será mejor y que aumentará sus posibilidades… “¡Qué gran fallo!”, ya  que lo único que consigue es balbucear, parecer un descontrolado, irresponsable y desastroso ser humano produciendo el efecto contrario de espantar a todo aquel ser vivo de su alrededor.

 

¿Qué lo causa? Una falta de autoestima, creyendo que el alcohol lo evadirá de ello, pero en vez de eso lo sumirá en un profundo hoyo oscuro del que nunca se sale, una falta de creencia en sí mismo y, por supuesto, el plato fuerte de MOTIVACIÓN. Si esa persona se centrase en su vida y creyese en sí mismo, sería capaz de avanzar, de retomar un camino y unos objetivos a conseguir. Todo se puede conseguir en esta vida.

 

Se puede disfrutar de la vida… pero con cabeza. Si eres capaz de ello, todo lo demás vendrá solo.

 

Para ello cierra los ojos todos los días antes de dormirte, piensa en lo que has hecho, lo que podrías mejorar y, sobre todo, en lo mejor que te ha pasado. Llena tu cabeza de buenas experiencias y al día siguiente cuando te levantes di “hoy es un día nuevo nadie me lo va a fastidiar”. ¿Que se provoca un enfado? Pasar de ello es lo mejor, estar enfadado es una pérdida de tiempo ya que no disfrutas de la vida. ¿Crees que un objetivo está demasiado lejos? Mira más allá de él e imagínate que lo superas, sin esfuerzo, créete capaz de todo y cómete el mundo un día tras otro, te ayudará en un futuro a tu felicidad.

 

Cuando decimos que llegamos a la “madurez”, una familia, un trabajo o una vida estable, los problemas son importantes, creemos que no podemos avanzar porque la vida nos cierra puertas, crisis, fallos de trabajo, falta de tiempo para uno mismo o la familia. Lo principal es cuidar de tus seres queridos, de ti mismo y más adelante del resto de las cosas.

 

Organízate, piensa en abrir todos los caminos posibles, nunca se sabe dónde acabarás, cultiva tus relaciones tanto personales como ajenas y que nada te lleve a desanimarte, ni la peor de las situaciones. Si la vida puede matarte antes de tiempo lo hará, es cuestión tuya de que la vida no es más que un enemigo al que eres capaz de vencer sólo con tu actitud positiva. Adáptate, riéndote y diciendo “soy feliz conmigo mismo”. A veces el que menos tiene es más feliz que el que lo tiene todo, porque no sabe apreciar las pequeñas cosas de la vida.

 

En conclusión, animo a todas las personas. ¡Querer es poder! Yo sólo dejo unas pequeñas palabras en el papel para que te ayuden a reflexionar. ¡Eres capaz!

 

!!!MOTÍVATE!!!

 

Deja un comentario