El valor nace del miedo

Por Celso Gil Rosado, alumno de SMR1B (3º Premio)

 

— ¿Un hombre puede ser valiente cuando tiene miedo? — Es el único momento en que puede ser valiente.” George R.R. Martin. Escritor y Novelista

 

El miedo es la emoción que más nos distancia de la felicidad. Miedo al dolor, al rechazo, a perder a alguien, a la soledad, Celso Gil Rosadoa no ser aceptado. Dependiendo de la situación en la que te encuentres, la puedes llamar de distintos nombres; temor, inquietud, fobia, desconfianza, pánico, aprensión, etc.

 

Todos hemos sentido miedo alguna vez, pero es en ese momento cuando debemos sacar fuerzas de flaqueza porque muchas veces por tener miedo perdemos oportunidades que sólo pasan una vez en la vida. Es en ese momento cuando empezamos a hablar del valor.

 

Se puede ser valiente cuando estás asustado, el valor o la valentía no implican la ausencia de miedo, sino la capacidad y determinación de afrontarlo. De hecho, la única forma de ser valiente es gracias al miedo. Si no hay riesgo ni obstáculos que vencer, ¿cómo puede reconocerse el valor?

 

Hay que distinguir el valor de la temeridad. El valor suele relacionarse con hacer lo correcto o hacer algo que merece la pena. Son muchos los impulsivos o temerarios, que actúan sin ser del todo conscientes del riesgo o con la ingenuidad del que piensa “a mí jamás me pasará nada malo”.

 

Mucha gente piensa que el valor requiere actos heroicos, pero se equivocan, nuestras vidas están repletas de momentos en los que optamos por actuar con valor o retrocedemos con cobardía. Seguramente todos hemos hecho ambas cosas en más de una ocasión.

 

El valor nos ayuda a sentirnos realizados y orgullosos de nosotros mismos, como cuando somos capaces de combatir la injusticia a pesar de tener un oponente, o cuando resistimos la presión de los demás para hacer algo que no deseamos hacer.

 

De hecho, a mi manera de ver, nadie nace valiente o cobarde, creo que el valor es una actitud que debemos desarrollar, confiando en nosotros mismos, reconociendo nuestros miedos y mentalizándonos de que podemos superar cualquier cosa (o casi cualquiera).

 

Cuando tengo miedo por cualquier motivo siempre hay una cosa que pienso: “Celso que pase lo que tenga que pasar total no te vas a morir por intentarlo”. Esta es la frase que uso en el día a día, cuando tengo miedo o algo me va a frenar a conseguir una meta que me he propuesto, tal vez muchos piensen que no sirve para nada, o que no tiene sentido alguno, tal vez tengan razón, pero a mi me ha sido útil en numerosas ocasiones.

 

A veces, el miedo no desaparece a pesar de hacer una y otra vez algo que tememos. Cada vez que hablas o actúas en público aparece ese nerviosismo o ansiedad y solo el valor te permite seguir adelante y empezar a hacer lo que tienes que hacer. Puede que nos sintamos frustrados y nos castiguemos o critiquemos a nosotros mismos por seguir sintiendo el mismo miedo año tras año, sin darnos cuenta de que estamos mostrando un gran valor al enfrentarnos a ese miedo inextinguible una y otra vez.

 

Para finalizar este artículo, animaría a todos los lectores a que en la próxima situación que les cause pavor, luchen contra esos temores que les rodean y recuerden; todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar.

 

Deja un comentario