Sueños

Por Jesús Álvarez Carrasco, alumno de GIAT1 (5º Premio)

 

Ves cosas y dices: ”¿Por qué?” Pero yo sueño cosas que nunca fueron y digo: “¿Por qué no? (George Bernard Shaw)

 

Sueños, sueños y más sueños…. ¿Qué son? Seguro que todo el mundo se ha preguntado alguna vez esta cuestión a lo largo de su vida. Para los entendidos, 05-Jesús Álvarez Carrasco GIAT 1ºcientíficos o estudiosos de la materia, dicen que se encuentra en el hipotálamo, una región de nuestro cerebro en la que se refleja el subconsciente.

 

Para ellos sólo es algo que estudiar, algo desconocido, inmaterial, pero que provoca cambios físicos en nosotros cuando soñamos. Dejando a un lado aquellos señores de bata blanca, centrémonos en nosotros, el hombre de a pie, aquel que puede soñar de mil y una formas diferentes, a cada cual más increíble que la anterior.

 

Se puede soñar despierto, dormido, con todo aquello que tu imaginación de más de sí, los niños sueñan con ser cosas grandes de mayores, los mayores con cosas de niños, incluso la palabra sueño en inglés, “dream”, suena como algo suave y que de por sí nos hace imaginar.

 

¿Quién no ha soñado con paisajes hermosos, criaturas que sólo nosotros podemos crear, cosas intangibles, como tener superpoderes, volar o ser una bella princesa?

 IMG_9220

Todos nosotros podemos elegir un sinfín de hazañas: ser el héroe o el villano, crear tu propio cuento, tu propia historia. Más allá de tu imaginación consciente, la incertidumbre, el pavor y la desolación, lo encontramos en nuestros sueños más profundos, allí donde no podemos llegar, donde nuestro subconsciente forma una unión simbiótica, con nuestra imaginación, he ahí nuestra inquietud.

 

Nadie sabe de dónde emanan porque algunos son buenos, como un “Déjà vu “ de lo que nos pasará en un futuro, creará formas o imágenes que al experimentarlas en la realidad diremos: “creo que esto ya lo he vivido”, o “me parece haber estado aquí antes”. Son frases que nos desconciertan, situaciones de exaltación de nuestros sentidos porque todo nuestro cuerpo nos dice que no es la primera vez. Pero aún va más allá; otros son desagradables, infiernos para nuestros sentimientos, en los que ocurren verdaderas calamidades, penurias, convirtiendo nuestros sueños en nuestras peores pesadillas.

 

¿A quién no le ha seguido una bola enorme de la que huyes y corres hasta quedarte sin aire en los pulmones, pero de la que nunca logras escapar? También bajando unas escaleras, cuando de repente ¡pum!, te tropiezas y te despiertas sobresaltado. Incluso además, con tus mayores miedos, cosas de formas extrañas o que te amedrentan con ojos rojos, piel erizada… como una manada de lobos en medio de la noche con colmillos enormes y tamaños enormes; arañas de patas largas y aguijones de los que desciende una gota de su mortal veneno; serpientes anchas con una mirada que nos petrifica; cosas repugnantes o simplemente el viejo peluche de un payaso que teníamos en la habitación de pequeños.

 

Pero las verdaderamente devastadoras son en las que nos hacen sentir desamparados. Cuando sueñas que pierdes algo importante, una persona cercana a ti y ves que no puedes hacer nada por salvarla, se te escurre de los brazos exhalando su último aliento o que te ocurre a ti mismo y es tarde para reaccionar. Esas en las que te levantas con el corazón en un puño y te repites a ti mismo “sólo ha sido un sueño” para relajarte e intentar olvidarlas.

 

De los sueños se sacan muchas cosas: ideas para el futuro, películas o libros… Con ello, las personas comparten sus propios sueños con los demás, creando nuevos sueños porque al verlos, leerlos y crearlos hacen que formen parte de la imaginación de otros.

 

Así, imaginándolo en su cabeza, sacándolo de los libros, donde el sueño de esa persona hace que otra al leerlo lo viva por sí misma y lo modifique conforme a su imagen mental.

 

Yo os invito a soñar, a crear vuestros propios sueños a que los hagáis realidad y luchéis por aquello que queráis ser y donde las pesadillas se conviertan en sueños bonitos, donde podéis con todo aquello que se os ponga por delante.

 

Deja un comentario